aclaracioneswhite

Uso del diezmo

Uso  apropiado e inapropiado del  diezmo

De acuerdo con Elena G. de White, el fondo de diezmo puede usarse apropiadamente para el sost
én de las siguientes clases de empleados o proyectos:
 
1. Ministros evangélicos
Examine cada uno regularmente sus entradas, que son todas una bendición de Dios, y ponga aparte el diezmo como fondo separado, que ha de ser sagrado para el Señor. Este fondo no debe emplearse en ningún caso para otro uso; sino que se ha de dedicar solamente a sostener al ministerio del Evangelio.- Review and Herald, 9 de mayo, 1893; Joyas de los testimonios, tomo 2, p. 562.
El diezmo debe usarse con un propósito: sostener a los ministros que el Señor ha señalado para hacer su obra. Su uso es para sostener a aquellos que hablan las palabras de vida al pueblo y llevan la carga del rebaño del Señor. Cuando un hombre ingresa al ministerio, se le debe pagar del diezmo lo suficiente como para sostener a su familia. No debe sentir que es un mendigo.- Manuscrito 82, 1904.
 
Instructores bíblicos
 
El diezmo debiera ir para los que trabajan en palabra y doctrina, sean estos hombres o mujeres. El evangelismo, p. 359.
Hay esposas de ministros, las hermanas Starr, Haskell, Wilson y Robinson, que han sido dedicadas, completamente fervientes, trabajadoras de alma, dando estudios bíblicos y orando con las familias, ayudando con sus esfuerzos personales tan exitosamente como sus esposos. Estas mujeres dedican su tiempo completo, y se les dice que no tienen que recibir nada por sus trabajos porque sus esposos reciben sueldos. Les digo que avancen y que todas esas decisiones sean revisadas. El Señor dice, El obrero es digno de su salario. Cuando se hace una decisión como ésta, protesto en el nombre del Señor. Siento que es mi responsabilidad crear un fondo del dinero de mi diezmo para pagar a esas mujeres que están realizando una labor tan esencial como lo están haciendo los ministros.- Carta 137, 1898; Manuscript Release[Manuscrito liberado] 959.
 
3. Profesores de Biblia
Algunas mujeres están ahora enseñando a las más jóvenes a trabajar exitosamente como visitantes e instructoras bíblicas. No debiera esa labor ser vista tan rica en resultados como la obra de los ministros ordenados? No demandaría el empleo de las trabajadoras? No se sentirían esas trabajadoras defraudadas si no fueran pagadas?...
En muchos aspectos una mujer puede impartir conocimientos a sus hermanas que un hombre no puede. La causa sufriría una gran pérdida sin esta clase de trabajo. Una y otra vez el Señor me ha mostrado que las maestras son tan necesarias para hacer el trabajo que él les ha señalado como los hombres.- Manuscrito 43a, 1898; Manuscrito liberado 330.
Debe emplearse el mejor talento ministerial para conducir y dirigir la enseñanza de la Biblia en nuestras escuelas. Los que son elegidos para esta obra necesitan ser cabales estudiantes de ella; deben ser hombres que tengan una profunda experiencia cristiana; y su salario debe pagarse del diezmo.- Consejos para los maestros, p. 417 (1913).
El 4 de diciembre de 1904, W. C: White escribió a William Covert, presidente de la Asociación de Wisconsin:
Para resolver este problema en las escuelas con las que mi madre estaba estrechamente relacionada, el diezmo se usaba solamente para el ministro en relación con la escuela, quien tenía la responsabilidad principal de la instrucción bíblica, cuya labor especial era la formación de los jóvenes para la obra evangélica.
 
 
4. Necesidad de los campos misioneros, en Estados Unidos y ultramar
 
En algunas de las asociaciones más grandes, el diezmo puede ser más que suficiente para sostener a los empleados que están ahora en el campo. Pero esto no avala su uso para cualquier otro propósito. Si las asociaciones estuvieran haciendo la obra que Dios desea que hagan, habría  muchos más trabajadores en el campo y la demanda de fondos aumentaría considerablemente. Las asociaciones deben sentir una carga por las regiones que están más allá de sus límites. Hay misiones que sostener en campos donde no hay iglesias ni diezmos, y también donde los creyentes son pocos y el diezmo es escaso. Si ustedes tienen medios que sobran después de asignar lo que corresponde a sus ministros en forma liberal, envíen el dinero del Señor a estos lugares necesitados.- Manuscrito 139, 1898; Manuscript Releases [Manuscritos liberados], tomo 1, p. 192.
 
 
5. Directores de los departamentos de publicaciones
 
W. C. White escribió a W. S. Lowry el 10 de mayo de 1912:
En años pasados, en muchas asociaciones surgió la cuestión si era legal y conveniente pagar al agente de colportaje del Estado del diezmo porque los libros son predicadores muy efectivos. Toda vez que esta pregunta llegó a mi madre, ella generalmente aprobó  el plan que adoptaba nuestro pueblo.
 
 
6. Misioneros médicos (Ministro-Médico)
 
Algunos, que no ven la ventaja de educar a los jóvenes para que sean médicos de la mente y del cuerpo, dicen que el diezmo no debe usarse para sostener a los misioneros médicos, que dedican su tiempo a tratar a los enfermos. Como respuesta a declaraciones como esas, se me instruyó que dijera que la mente no debe ser tan estrecha que no pueda apreciar la verdad de la situación. Un ministro del evangelio, que es también misionero médico, que puede curar los dolores físicos, es un trabajador mucho más eficiente que uno que no puede hacerlo. Su obra como ministro del evangelio es mucho más completa.-Medical Ministry [El ministerio médico], p. 245.
 
7. Beneficios de retiro para los ministros y sus familias
 
Muchos trabajadores han ido a la tumba con el corazón quebrantado porque se hicieron viejos y se los vio como una carga. Pero de habérselos retenido en la tarea, y dado un lugar sencillo, con un sueldo completo o parcial, podrán haber realizado mucho bien. Durante su vida de labor, estos hombres han hecho una tarea doble. Sintieron una carga tan pesada por las almas que no tenían intención que se los aliviara del trabajo excesivo. La pesada carga que soportaron acortó  sus vidas. Nunca debe olvidarse a las viudas de estos ministros, sino, que de ser necesario, se les debería pagar del diezmo.- Manuscrito 82, 1904; Manuscript Releases [Manuscritos liberados], tomo 1, p. 189.
El 24 de febrero de 1911, E. R. Palmer le escribió a Elena G. de White describiendo los detalles del nuevo plan de sustento que se había aprobado.
Decía
Cada una de nuestras asociaciones contribuyen con el cinco por ciento de sus diezmos al Fondo de Manutención.
Elena G. de White respondió:
Fue un placer recibir su carta, como alguien que ha sido escogido para hacer su parte en la distribución del fondo de manutención. Es justo que se establezcan planes seguros para el sostén de nuestros ministros de edad, o para los empleados jóvenes que   están sufriendo por un exceso de trabajo.- Carta 10, 1911, Manuscript Release [Manuscrito liberado], p. 193.
 
 
8. Un salario parcial para algunos colportores
De acuerdo a W. C. White, algunos colportores recibían un salario parcial en Australia, mientras la hermana White estaba allá. El 11 de junio de 1902, escribió  al director de publicaciones de la Unión del Lago (Lake Union Conference):
No veo luz cualquiera sea el cambio de la venta al por mayor, para colocar colportores en la lista de pago, y tomar sus comisiones. He estudiado las proporciones muchas veces, y no veo nada en ello sino ruina financiera para la asociación, y desmoralización de los colportores.
Hay muchos lugares, no obstante, donde deben estar nuestros colportores, pero que son muy difíciles para trabajar; y creo que sería grandioso para el avance de nuestra obra si hombres y mujeres fieles fueran seleccionados para entrar en nuestras ciudades y otros campos que son especialmente difíciles, con la promesa de dos o tres dólares por semana para ayudarlos en sus gastos durante los momentos de su trabajo cuando sus comisiones no les den un sostén suficiente. He visto cómo se ha seguido este plan con excelentes resultados, y creo en él de todo corazón.
En las Colonias Australianas, no podíamos afrontar el sostén de los empleados bíblicos con el plan antiguo; pero colocamos tantos colportores como pudimos para vender Bible Echo [Eco de la Biblia],Health Journal [Revista de Salud], y nuestros libros pequeños en las ciudades grandes, y les pagábamos a estos empleados entre dos y dos y medio dólares por semana a cada uno del diezmo de la asociación para ayudarlos en sus gastos. Creo que será necesario emplear un plan similar a éste en muchos campos difíciles.- W. C. White a J. B. Blosser, 11 de junio de 1902.
Mientras que no tenemos una declaración de Elena G. de White avalando este uso de los fondos del diezmo, parece razonable concluir que estaba de acuerdo con el plan, porque estaba vigente en Australia mientras ella estuvo allá. El hecho de que W. C. White defendiera el plan pareciera también indicar que Elena G. de White lo aprobó.
 
 
 
 
 
 
Elena G. de White también identifica ciertos propósitos para los cuales no debía emplearse el diezmo. Estos son los siguientes:
 
1. El cuidado de los pobres, los enfermos y los ancianos
Por circunstancias algunos serán pobres. Puede que no hayan sido cuidadosos, que no sepan cómo administrarse. Otros son pobres por cuestiones de enfermedad o mala fortuna. Cualquiera sea la razón, están necesitados, y ayudarlos es una de las líneas importantes de la tarea misionera en nuestra tierra. No se deben enviar a estos infortunados y necesitados a un hogar donde se los cuide. Que cada iglesia sienta que es su responsabilidad tener un interés especial en los enfermos y ancianos. A uno o dos de ellos ciertamente habrá que cuidarlos. No se debe extraer del diezmo para esta tarea.- Manuscrito 43, 1900; Manuscrito liberado 177.
El diezmo ha sido puesto aparte con un propósito especial.No debe considerarse como un fondo para pobres.- Consejos sobre mayordomía cristiana, p. 108.
 
2. La educación de los estudiantes necesitados
 
Ahora bien, en relación con la educación de estudiantes en nuestras escuelas. Es una buena idea; que tendrá que hacerse; pero Dios prohibe, que en lugar de practicar el sacrificio propio y la abnegación en nosotros mismos para hacer esta obra, sustraigamos de la porción del Señor, reservada especialmente para los ministros que trabajan activamente en el campo.
**Todas estas cosas se deben hacer, como usted propuso, para ayudar a los estudiantes a obtener una educación; pero si usted pregunta, ¿no actuaremos todos en este asunto sin egoísmo, y crearemos un fondo y lo mantendremos para conseguir los fondos en tales ocasiones? Cuando usted ve un joven o una señorita que son sujetos promisorios, adelántele o préstele la suma necesaria, con la idea de que es un préstamo, no un donativo. Luego cuando le sea devuelto, puede usarse para educar a otros. Pero este dinero no debe tomarse del diezmo, sino de un fondo apartado para este propósito.- Carta 40, 1897;Manuscripts Releases, tomo 1, pp. 193, 194.
 
3. Propósito escolares y apoyo a colportores
 
El uno razona que el diezmo puede aplicarse a fines escolares. Otros razonan que los colportores deben ser sostenidos por el diezmo. Pero se comete un gran error cuando se aparta el diezmo del objeto al que ha de ser dedicado, a saber, el sostén de los predicadores.  Ha de hacerse provisión para estos otros ramos de trabajo, los cuales han de ser sostenidos, pero no por el diezmo.- Testimonies, volumen 9, pp. 248-250 (1909).
 
4. Gastos de iglesia
 
Se me mostró que es un error emplear el diezmo para satisfacer los gastos ocasionales de la iglesia.  estáis robando a Dios cada vez que ponéis vuestras manos en la tesorería y extraéis fondos para satisfacer los gastos corrientes de la iglesia. Consejos sobre mayordomía cristiana, p. 108.
Su pueblo de la actualidad debe recordar que la casa de culto es propiedad del Señor, y que se la debe cuidar escrupulosamente. Pero los fondos para este fin no deben proceder del diezmo.- Testimonies, volumen 9, p. 248 (1909).


 
 
5. Edificios de iglesia o instituciones
 


En la década de 1880, se construyó en Oakland, California, una iglesia para 1.500 personas. El costo total, incluyendo el terreno y el mobiliario, fue de 36.000 dólares. Una década después, la deuda del edificio se habí a reducido a 12.400 dólares, pero por varias razones, los miembros estaban teniendo grandes dificultades para hacer los pagos de la hipoteca. El 1 de febrero de 1897, C. H. Jones escribió a Elena G. de White:
Tenemos una emergencia. Hay gran peligro, a menos que se cancele esta deuda, de que la iglesia caiga en cesación de pago, y que se inicie el juicio por la hipoteca
Hermana White, ¿seria incorrecto, bajo las circunstancias, que la iglesia de Oakland retenga una parte de su diezmo por un tiempo con el propósito de cancelar la deuda? simplemente tomarlo como un préstamo a devolver a la asociación tan pronto como sea posible?
Si está mal, no deseamos hacerlo; si está bien, será de gran alivio para la iglesia.
Dando una respuesta general, Elena G. de White declaró:
Hay casos excepcionales, cuando la pobreza es tan profunda que con el propósito de asegurar el más  humilde lugar de adoración, puede que sea necesario sustraer de los diezmos. Pero ese lugar no es Battle Creek u Oakland.- Manuscrito 24, 1897; Manuscript Releases, volumen 1, p. 191.
Luego, en una carta a Jones de fecha 27 de mayo, respondió más directamente su inquietud cuando declaró:
Toda alma que es honrada al ser un mayordomo de Dios debe custodiar cuidadosamente el dinero del diezmo. Son medios sagrados. El Señor no aprueba que se tome prestado este dinero para ningún otro propósito. Creará daños que usted no puede ahora discernir. No debe ser tocado sin permiso por la iglesia de Oakland, porque hay misiones que sostener en otros campos, donde no hay iglesias ni diezmos.- Carta 81, 1897; Manuscript Releases, volumen 1, p. 185.
Entre los años 1895 y 1896, se edificó el Sanatorio de Boulder a un costo de ochenta mil dólares. De esta suma, sesenta mil dólares fueron provistos de los fondos de la Asociación General, que eran básicamente de fondos del diezmo. Elena G. de White rechazó esta forma de financiar los costos de construcción de la institución. El 19 de junio de 1899, escribió:
Se me consultó por carta, ¿tiene usted alguna luz para nosotros en relación al Sanatorio de Boulder?... La luz que el Señor le plació darme es que no es correcto construir este sanatorio con fondos suplidos por la Asociación General.- Carta 93, 1899.
 
  
  
 
Gracias 85759 visitantes¡Aqui en esta página!

 
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=