loading...

aclaracioneswhite

Un incentivo para el crimen

Un incentivo para el crimen

En estos días cuando vicios y crímenes de toda clase están aumentando rápidamente, hay una tendencia a familiarizarse tanto con las condiciones prevalecientes que perdemos de vista su causa y su significado. Se están usando hoy día más bebidas embriagantes que en ninguna época anterior. En los horribles detalles de odiosa embriaguez y de terrible criminalidad, los diarios no presentan sino un informe parcial de la historia de la disipación resultante. La violencia está en la tierra (Drunkenness and Crime, pág. 3).

La relación del crimen con la intemperancia es bien comprendida por los hombres que tienen que tratar con aquellos que traspasan las leyes del país. Según las palabras de un juez de Filadelfia: "Podemos achacar cuatro de cada cinco crímenes que se cometen a la influencia del licor. No hay un caso en veinte cuando la vida de un hombre está en juego ante un tribunal, en el cual la bebida no sea la causa directa o indirecta del asesinato. El licor y la sangre, o sea, el derramamiento de sangre, van tomados de la mano (Drunkenness and Crime, pág. 7).

Nueve de cada diez personas que son llevadas a la cárcel son individuos que han aprendido a beber (Review and Herald, 8-5-1894).

Cuando se complace el apetito por la bebida embriagante, el hombre lleva voluntariamente a sus labios el trago que hunde a aquel que fue hecho a la imagen de Dios a un nivel inferior al de la bestia. La razón es paralizada, el intelecto es obnubilado, las pasiones animales son excitadas, y entonces se producen crímenes del carácter más degradante (Testimonies, tomo 3, pág. 561).

Los que frecuentan las tabernas, que están abiertas para todos aquellos que son bastante necios como para familiarizarse con el mal mortal que contienen, están siguiendo el camino que lleva a la muerte eterna. Se están vendiendo a sí mismos, cuerpo, alma y espíritu, a Satanás. Bajo la influencia de la bebida que toman son inducidos a hacer cosas de las cuales huirían con horror si no hubiesen probado la droga enloquecedora. Cuando están bajo la influencia del veneno líquido, están bajo el dominio de Satanás. El los gobierna, y ellos colaboran con él (Carta 166, 1903).

El resultado del hábito de beber alcohol está demostrado por los terribles homicidios que suceden. Cuán a menudo se halla que el robo, el incendio, el asesinato se cometieron bajo la influencia del licor. Sin embargo la circulación del licor está legalizada y produce enorme perjuicio en las manos de aquellos que se deleitan en tocar aquello que arruina, no sólo a la pobre víctima, sino a toda su familia (Review and Herald, 1-5-1900).

Casas de prostitución, antros del vicio, juzgados, prisiones, hospicios, manicomios, hospitales, todos están, en extenso grado, llenos como resultado de la obra del vendedor de licor. Como la Babilonia simbólica del Apocalipsis, negocia con "esclavos y almas de hombres". Detrás del vendedor de licor se halla el poderoso destructor de almas, y cada acto que la tierra o el infierno pueda imaginar es empleado para llevar a los seres humanos bajo su poder.

Sus trampas se extienden en la ciudad y en el campo, en los trenes, en los grandes transatlánticos, en lugares de trabajo, en las salas de placer, en el dispensario médico, aun en la iglesia en la sagrada mesa de la comunión. Nada se deja sin hacer para crear y alimentar el deseo de bebida embriagante. En casi cada esquina está el local público con sus brillantes luces, su bienvenida y su alegría, para invitar al trabajador, al rico ocioso, y al joven desprevenido. La obra prosigue día tras día, mes tras mes, año tras año (Drunkenness and Crime, pág. .

Todos los grados del crimen han sido cometidos en estado de embriaguez, y sin embargo en muchos casos se ha excusado a los autores porque no sabían lo que estaban haciendo. Esto no aminora la culpa del criminal. Si con su propia mano lleva el vaso a sus labios, y toma deliberadamente aquello que sabe destruirá sus facultades de raciocinio, se hace responsable de todo el perjuicio que haga mientras esté ebrio, desde el momento mismo en que permite que su apetito lo domine y él trueca sus facultades de raciocinio por la bebida embriagante. Fue su propio acto lo que lo llevó más bajo que las bestias, y el crimen cometido cuando está en estado de embriaguez debiera ser castigado tan severamente como si la persona tuviera todo el poder de sus facultades de raciocinio (Spiritual Gifts, tomo 4, pág. 125).

Los males que son tan evidentes en la época actual, son los mismos que trajeron la destrucción al mundo antediluviano. "En los días antes del diluvio" uno de los pecados prevalecientes era la embriaguez. Del registro del Génesis aprendemos que "se corrompió la tierra delante de Dios, y estaba la tierra llena de violencia". El crimen reinaba supremo; la vida misma estaba insegura. Los hombres cuya razón estaba destronada por la bebida embriagante, consideraban una cosa baladí el tomar la vida de un ser humano.

"Como en los días de Noé, así será la venida del Hijo del Hombre". La embriaguez y el crimen que ahora prevalecen, han sido predichos por el mismo Salvador. Estamos viviendo en los días finales de la historia de esta tierra. Es un tiempo solemnísimo. Todo señala la pronta venida de nuestro Señor (Review and Herald, 25-10-1906).

Debido a la impiedad que se produce en gran medida como resultado del uso del alcohol, los juicios de Dios están cayendo hoy sobre nuestra tierra (Counsels on Health, pág. 432).

Por cierto tiempo después del gran terremoto de la costa de California, las autoridades de San Francisco y de algunas ciudades y poblaciones menores ordenaron el cierre de las tabernas. Fue tan notable el efecto de esta ordenanza estrictamente cumplida que los hombres pensadores de todo el país, especialmente en la costa del Pacífico, dirigieron su atención hacia las ventajas que resultarían de un cierre permanente de todos los despachos de bebidas. Durante muchas semanas siguientes al terremoto, en San Francisco se vio muy poca ebriedad. No se vendían bebidas embriagantes. El estado de cosas desorganizado y confuso, hacía que las autoridades urbanas temieran un aumento anormal del desorden y del crimen, y quedaron grandemente sorprendidas al comprobar lo contrario. Aquellos de los cuales se esperaban dificultades, no dieron sino muy pocas. Esta inusitada falta de violencia y crimen podía atribuirse en gran medida a la no consumición de bebidas embriagantes.

Los directores de algunos de los principales diarios sostuvieron que el cierre definitivo de las tabernas resultaría en el mejoramiento permanente de la sociedad y serviría a los mejores intereses de la ciudad. Pero el sabio consejo fue desechado, y a las pocas semanas los traficantes de alcohol consiguieron el permiso de abrir nuevamente sus negocios, tras abonar una suma considerablemente mayor de la que había entrado en las arcas de la municipalidad en concepto de licencia.

En la calamidad que sobrevino a San Francisco, el Señor se proponía barrer con los despachos de bebidas que han sido la causa de tanto mal, miseria y crimen; sin embargo los guardianes del bienestar público traicionaron la confianza depositada en ellos legalizando la venta de licor. . . . Ellos saben que al hacerlo están virtualmente autorizando la comisión de crímenes; sin embargó el conocimiento de este seguro resultado no los arredra. . . . El pueblo de San Francisco deberá responder en el tribunal de Dios por la reapertura de las tabernas en esa ciudad (Review and Herald, 25-10-1906).

A pesar de las muchas evidencias del aumento del crimen y la impiedad, los hombres rara vez se detienen a pensar seriamente en el significado de estas cosas. Casi sin excepción, los hombres se jactan de la cultura y del progreso de la edad presente.

Sobre aquellos a quienes Dios ha dado una gran luz descansa la solemne responsabilidad de llamar la atención de otros al significado del aumento de la embriaguez y del crimen. También debieran poner ante la mente de otros las Escrituras que describen claramente las condiciones que imperarán inmediatamente antes de la segunda venida de Cristo. Debieran levantar fielmente el estandarte divino, y alzar su voz en protesta contra la sanción del tráfico de alcohol mediante un estatuto legal (Drunkenness and Crime, pág. 3).

Gracias 91232 visitantes¡Aqui en esta página!

 
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=