aclaracioneswhite

Matar insectos?


¿Predicar  o  no  sobre la  muerte  de  insectos?



"No atendiendo a fábulas judaicas, ni a mandamientos de hombres que se apartan de la verdad." Tito 1: 14.

Me han llegado cartas para consultarme con respecto a las enseñanzas de algunos que dicen que no se debe matar nada que tenga vida, ni siquiera los insectos, por molestos que sean. ¿Es posible que haya alguien que pretenda que Dios le ha dado este  mensaje para el pueblo? El Señor jamás le ha dado a nadie semejante mensaje.
La gente necesita que se la ilumine con respecto a lo que es la verdad. Estos asuntos marginales que surgen de vez en cuando son como heno, madera y hojarasca comparados con la verdad para estos últimos  días.

Se presentan charlas ociosas como si fueran verdades importantes, y para algunos son pruebas de discipulado. Se han dado mensajes acerca de la crueldad que implica el dar muerte a animales para usar su carne como alimento. Esos  mensajes son verdaderos, pero a partir de ellos algunos han llegado a la conclusión que no se debería matar ningún insecto. De esa manera se han suscitado controversias y se han desviado las mentes de la verdad presente.

Dios no le ha dicho a nadie que es pecado matar los insectos que malogran nuestra paz y nuestro descanso. En todas sus enseñanzas Cristo no dio un mensaje de esta naturaleza, y sus discípulos deben enseñar sólo lo que él mandó.

Quiero decir a mis hermanos y hermanas: "Sigan de cerca la instrucción que se encuentra en la Palabra de Dios. Mediten en las ricas verdades de las Escrituras. Sólo de ese modo podrán lograr unidad en Cristo. No dediquen tiempo a discutir si hay que matar insectos o no. Jesús no les ha confiado esa responsabilidad. "¿Qué tiene que ver la paja con el trigo?" (Jer. 23: 28). Se deben estudiar los atributos de Cristo, y se lo debe procurar con profundo interés para que cada creyente esté completo en él, y revele la belleza de su carácter. No tenemos tiempo para charlas vanas e insensatas. Meditemos en las solemnes y sagradas verdades para este tiempo. . .

Dios quiere que los hombres y mujeres piensen con sobriedad y sencillez de corazón. Deben ascender a niveles cada vez más altos, de manera que puedan contemplar un horizonte cada vez más amplio. Al mirar a Jesús, deben ser transformados a su imagen. Deben dedicar su tiempo a escudriñar las profundas y eternas verdades del Cielo ( Carta 82 , del 15 de julio de 1901, dirigida a "Mis queridos hermanos y hermanas
Gracias 87882 visitantes¡Aqui en esta página!

 
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=