aclaracioneswhite

El primer deber de la madre

El Primer Deber de la Madre

Dios ve todas las posibilidades que hay en esa partícula de humanidad. Ve que con la debida preparación el niño llegará a ser un poder para el bien en el mundo. Observa con ansioso interés para ver si los padres llevarán a cabo su plan o si por una bondad equivocada destruirán su propósito y por su indulgencia excesiva causarán la ruina del niño para este tiempo y la eternidad. Transformar a este ser desamparado y aparentemente insignificante en una bendición para el mundo y una honra para Dios es una obra grandiosa. Los padres no deben tolerar que cosa alguna se interponga entre ellos y la obligación que tienen para con sus hijos. (Nota: *Signs of the Times, 25 de septiembre, 1901.)

Los que observan la ley de Dios consideran a sus hijos con sentimientos indefinibles de esperanza y temor, al preguntarse qué parte desempeñarán en el gran conflicto que los espera. La madre ansiosa pregunta: "¿Qué decisión tomarán? ¿Qué puedo hacer con el fin de prepararlos para desempeñar bien su parte, de modo que obtengan la gloria eterna?" Grandes responsabilidades pesan sobre vosotras, madres. Aunque no os destaquéis en los consejos nacionales, ... podéis hacer una gran obra para Dios y vuestra nación. Podéis educar a vuestros hijos. Podéis ayudarles a desarrollar caracteres que no vacilarán ni serán inducidos a hacer lo malo, sino que influirán en otros para que hagan lo bueno. Por vuestras fervientes oraciones de fe, podéis mover el brazo que mueve el mundo.240 (Nota: *Review and Herald, 23 de abril, 1889.)

En la infancia y la juventud es cuando se debe dar instrucción. Debe educarse a los niños para que sean útiles. Se les debe enseñar a hacer lo que es necesario hacer en la vida familiar; y los padres deben dar a estos deberes un carácter tan agradable como sea posible mediante bondadosas palabras de instrucción y aprobación. (Nota: *Manuscrito 12, 1898.)

A pesar del tan elogiado progreso que se ha alcanzado en los métodos educativos, la preparación actual de los niños adolece de una triste deficiencia. Lo que se descuida es la preparación que debe darse en el hogar. Los padres, especialmente las madres, no comprenden su responsabilidad. No tienen paciencia para instruir a los pequeñuelos confiados a su custodia ni sabiduría para gobernarlos. (Nota: *Signs of the Times, 11 de marzo, 1886.)

Es demasiado cierto que las madres no ocupan el puesto al cual las llama el deber, y no son fieles a su condición de madres. Nada nos exige Dios que no podamos cumplir con su fuerza, nada que no sea para nuestro propio bien y el de nuestros hijos. (Nota: *Signs of the Times, 9 de febrero, 1882.)

Si las madres comprendiesen la importancia de su misión, pasarían mucho tiempo en oración secreta, para presentar a sus hijos a Jesús, implorar su bendición sobre ellos y solicitar sabiduría para cumplir correctamente sus deberes sagrados. Aproveche la madre toda oportunidad para modelar la disposición y los hábitos de sus hijos. Observe con cuidado el desarrollo de sus caracteres para reprimir los rasgos demasiado salientes y estimular aquellos en que sean deficientes. Haga de su propia vida un ejemplo noble y puro para los seres preciosos que le han sido confiados.

La madre debe dedicarse a su trabajo con valor y energía, confiando constantemente en que la ayuda divina descansará sobre todos sus esfuerzos. No debe descansar satisfecha antes de ver en sus hijos una elevación gradual de carácter, antes 241 que ellos tengan en la vida un objeto superior al de procurar tan sólo su propio placer. (Nota: *Signs of the Times, 35 de mayo, 1882.)

Es imposible evaluar el poder que ejerce la influencia de una madre que ora. Ella reconoce a Dios en todos sus caminos. Lleva a sus hijos ante el trono de gracia y presentándolos a Jesús le suplica que los bendiga. La influencia de esos ruegos es para aquellos hijos una "fuente de vida." Esas oraciones, ofrecidas con fe, son el apoyo y la fuerza de la madre cristiana. Descuidar el deber de orar con nuestros hijos es perder una de las mayores bendiciones que están a nuestro alcance, uno de los mayores auxilios que podamos obtener en medio de las perplejidades, los cuidados y las cargas de nuestra vida. (Nota: *Good Health, julio de 1880.)

El poder de las oraciones de una madre no puede sobrestimarse. La que se arrodilla al lado de su hijo y de su hija a través de las vicisitudes de la infancia y de los peligros de la juventud, no sabrá jamás antes del día del juicio qué influencia ejercieron sus oraciones sobre la vida de sus hijos. Si ella se relaciona por la fe con el Hijo de Dios, su tierna mano puede substraer a su hijo del poder de la tentación, e impedir que su hija participe en el pecado. Cuando la pasión guerrea para predominar, el poder del amor, la influencia resuelta, fervorosa y refrenadora que ejerce la madre puede inclinar al alma hacia lo recto. (Nota: *Signs of the Times, 16 de marzo, 1891.)

Debéis tomar tiempo para conversar y orar con vuestros pequeñuelos y no permitir que cosa alguna interrumpa esos momentos de comunión con Dios y con vuestros hijos. Podéis decir a vuestros visitantes: "Dios me ha dado una obra que hacer, y no tengo tiempo para charlar." Debéis considerar que tenéis una obra que hacer para este tiempo y para la eternidad. Vuestro primer deber es hacia vuestros hijos. (Nota: *Signs of the Times, 22 de julio, 1889.)

Vuestros hijos vienen antes que las visitas, antes que toda otra consideración. . . . La labor debida a vuestro hijo durante 242 sus primeros años no admite negligencia. No hay en su vida un momento en que pueda olvidarse la regla. (Nota: *Consejos para los Maestros, pág. 99.)

No los mande afuera para poder agasajar a las visitas; antes enséñeles a permanecer quietos y respetuosos en presencia de las visitas. (Nota: *Signs of the Times, 23 de agosto, 1899.)

Madres, cuidad vuestros preciosos momentos. Recordad que vuestros hijos avanzan hacia el punto en que escaparán a vuestra educación y preparación. Podéis ser para ellos modelos de todo lo que es bueno, puro y noble. Identificad vuestros intereses con los suyos. (Nota: *Review and Herald, 15 de septiembre, 1891.)

Aun cuando fracaséis en todo lo demás, sed en esto esmeradas y eficientes. Si vuestros hijos resultan puros y virtuosos por la educación que reciban en el hogar, si desempeñan el puesto más ínfimo en el gran plan de Dios para el bien del mundo, vuestra vida no habrá fracasado ni experimentaréis remordimiento al repasarla. (Nota: *Testimonies for the Church, tomo 5, pág. 44.)

Los pequeñuelos constituyen un espejo en el cual la madre puede ver reflejados sus propios hábitos y comportamiento. ¡Cuánto cuidado debe ejercer por lo tanto acerca de su lenguaje y conducta en presencia de esos pequeños discípulos! Cualesquiera que sean los rasgos de carácter que ella desee que se desarrollen en ellos, debe cultivarlos en sí misma. (Nota: *Signs of the Times, 9 de septiembre, 1886.)

La madre no debe regirse por la opinión del mundo, ni trabajar para alcanzar la norma del mismo. Debe decidir por su cuenta cuál es el gran fin de la vida y luego dedicar todos sus esfuerzos a alcanzarlo. Puede, por falta de tiempo, desatender muchas cosas en su casa, sin resultados graves; pero no puede descuidar con impunidad la debida disciplina de sus hijos. El carácter deficiente que ellos desarrollen publicará la infidelidad de ella. Los males que ella deje sin corregir, los modales toscos y rudos, la desobediencia y la falta de respeto, los hábitos de ociosidad y descuido, reflejarán deshonor sobre la vida de ella y la amargarán. Madres, el destino de vuestros hijos se halla en 243 gran parte en vuestras manos. Si no cumplís vuestro deber, puede ser que los coloquéis en las filas de Satanás y los hagáis agentes suyos para arruinar otras almas. O de lo contrario vuestra disciplina fiel y vuestro ejemplo piadoso pueden conducirlos a Cristo, y ellos a su vez influirán en otros, y así muchas almas podrán salvarse por vuestro intermedio. (Nota: Sings of the Times, 9 de febrero, 1882.*)

Los padres han de cooperar con Dios criando a sus hijos en el amor y temor de él. No pueden desagradarle más de lo que le desagradan al no educar correctamente a sus hijos.... Deben velar cuidadosamente sobre las palabras y acciones de sus pequeñuelos, no sea que el enemigo adquiera influencia sobre ellos. Es su intenso deseo lograrlo, para contrarrestar el propósito de Dios. Con bondad, interés y ternura, los padres han de trabajar en favor de sus hijos, cultivando todo lo bueno y reprimiendo todo lo malo que se desarrolle en el carácter de sus pequeñuelos. (Nota: Manuscrito 49, 1901.*)

Los hijos son la herencia del Señor, y somos responsables ante él por el manejo de su propiedad. . . . La educación y preparación de sus hijos para que sean cristianos es el servicio de carácter más elevado que los padres puedan ofrecer a Dios. Es una obra que demanda un trabajo paciente, y un esfuerzo diligente y perseverante que dura toda la vida. Al descuidar este propósito demostramos ser mayordomos desleales. . . .

Trabajen los padres por los suyos, con amor, fe y oración, hasta que gozosamente puedan presentarse a Dios diciendo: "He aquí, yo y los hijos que me dio Jehová."245 (Nota: Lecciones Prácticas del Gran Maestro, págs. 179, 180.*)

Gracias 87882 visitantes¡Aqui en esta página!

 
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=