aclaracioneswhite

Cuando la iglesia despierte




Cuando la Iglesia Despierte



SE NECESITA la oración en la vida del hogar, en la vida de la iglesia, en la vida misionera. Se entiende sólo débilmente la eficacia de la oración ferviente. Si la iglesia fuera fiel en la oración, no se la encontraría descuidada en tantas cosas, pues la fidelidad en implorar a Dios dará ricos resultados.

Cuando la iglesia despierte al sentido de su santa vocación, mucho más fervientes y efectivas oraciones ascenderán al cielo para que el Espíritu Santo indique la obra y el deber del pueblo de Dios acerca de la salvación de las almas. Tenemos la promesa permanente de que Dios se acercará a toda alma que lo busque.

La iglesia necesita ser engendrada otra vez en una esperanza viva "por la resurrección de Jesucristo de los muertos, para una herencia incorruptible, incontaminada e inmarcesible" (1 Ped. 1: 3, 4). Cuando la iglesia se despierte a la comprensión de lo que debe hacerse en nuestro mundo, los miembros tendrán afán por las almas de los que no conocen a Dios y que, en su ignorancia espiritual, no pueden comprender la verdad para este tiempo. La abnegación y el sacrificio del yo han de entretejerse en toda nuestra experiencia. Hemos de orar y velar en oración para que no haya inconsistencia en nuestra vida. No debemos dejar de mostrar a otros que comprendemos que velar y orar significa vivir nuestras oraciones ante Dios, para que pueda contestarlas.

La iglesia no retrocederá mientras los miembros busquen ayuda del trono de gracia para que no fracasen en cooperar en la gran obra de la salvación de las almas que están al borde de la ruina. Los miembros de una iglesia activa y trabajadora comprenderán que están llevando el yugo de Cristo y tirando con él.

El universo celestial espera que haya canales consagrados por los cuales Dios pueda comunicarse con su pueblo y mediante él con el mundo. Dios obrará mediante una iglesia consagrada y abnegada, y revelará su Espíritu en una forma visible y gloriosa, especialmente en este tiempo, cuando Satanás trabaja en una forma magistral para engañar a las almas, tanto de los ministros como de los laicos. Si los ministros de Dios cooperan con él, estará con ellos en una forma notable, así como estuvo con sus discípulos en la antigüedad.

¿No se despertará la iglesia a su responsabilidad? Dios espera para impartir el Espíritu del Misionero más grande que el mundo haya conocido a aquellos que trabajen con consagración abnegada y sacrificio propio. Cuando el pueblo de Dios reciba este Espíritu, irradiará poder (Manuscrito 59, 1898).

El Señor permite que se presenten circunstancias que demandan el ejercicio de las virtudes pasivas, las cuales aumentan en pureza y eficacia cuando nos esforzamos por devolver al Señor lo que es suyo en diezmos y ofrendas. Ud. sabe algo de lo que significa pasar por pruebas. Ellas le han dado la oportunidad de confiar en Dios, de buscarlo en oración ferviente, para que Ud. pueda creer en él y confiar en él con fe sencilla. Mediante el sufrimiento, nuestras virtudes y nuestra fe son probadas. En el día de la dificultad 138 es cuando comprendemos cuán precioso es Jesús. Se le dará a Ud. oportunidad de decir: "Aunque él me matare, en él esperaré " "(Job 13: 15). Oh, es muy precioso pensar que se nos dan las oportunidades para confesar nuestra fe ante el peligro y en medio del pesar, la enfermedad, el dolor y la muerte. . .

Para nosotros todo depende de cómo aceptemos las estipulaciones del Señor. Como es nuestro espíritu, será el resultado moral sobre nuestra vida futura y carácter. Individualmente, cada alma tiene victorias que ganar, pero debe comprender que no puede tener todo como quiere. Hemos de obedecer cuidadosamente cada lección que Cristo ha dado mediante su vida y enseñanza. El no destruye, sino que mejora todo lo que toca (Carta 135, 1897).

En la obra para este tiempo, no son el dinero o el talento, ni la sabiduría o la elocuencia tan necesarios como la fe dotada de humildad. Ninguna oposición puede prevalecer contra la verdad presentada con fe y humildad por obreros que voluntariamente llevan el esfuerzo, el sacrificio y el reproche por causa del Maestro. Debemos ser colaboradores con Cristo si queremos ver que nuestros esfuerzos sean coronados por el éxito. Debemos llorar como Cristo lloró por los que no lloran por sí mismos, y rogar como él rogó por los que no ruegan por sí mismos (Manuscrito 24, 1903).

Cuando el poder divino se combine con el esfuerzo humano, la obra se propagará como fuego en el rastrojo. Dios empleará instrumentos cuyo origen no podrá discernir el hombre: ángeles harán una obra que los hombres podrían haber tenido la bendición de realizar si no hubieran sido descuidados en responder a las demandas de Dios ( The Review and Herald , 15 de diciembre de 1885).


Mensajes selectos tomo I


Gracias 89209 visitantes¡Aqui en esta página!

 
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=