loading...

aclaracioneswhite

Amor o infatuación

¿Amor Verdadero o Infatuación?

El amor es un precioso don que recibimos de Jesús. El afecto puro y santo no es un sentimiento, sino un principio. Los que son movidos por el amor verdadero no carecen de juicio ni son ciegos. (Nota: El Ministerio de Curación, págs. 276, 277.*)

Existe muy poco amor verdadero, consagrado y puro. Se trata de algo muy escaso. La pasión se denomina amor. (Nota: Testimonies for the Church, tomo 2, pág. 381.*)

El amor verdadero es un principio santo y elevado, por completo diferente en su carácter del amor despertado por el impulso, que muere de repente cuando es severamente probado. (Nota: Patriarcas y Profetas, pág. 174.*)

El amor es una planta de crecimiento celestial, y tiene que ser cultivado y nutrido. Los corazones afectuosos y las palabras veraces y bondadosas harán felices a las familias y ejercerán una influencia elevadora sobre todos los que lleguen a estar en su esfera de influencia . (Nota: Testimonies for the Church, tomo 4, pág. 548.*)

-El amor ... no es irracional ni ciego. Es puro y santo. Pero la pasión del corazón natural es otra cosa completamente distinta. Mientras que el amor puro considera a Dios en todos sus planes y se mantendrá en armonía perfecta con el Espíritu de Dios, la pasión se manifestará temeraria e irracional, desafiará todo freno y hará un ídolo del objeto de su elección. En todo el comportamiento de quien posee verdadero amor, se revelará la gracia de Dios. La modestia, la sencillez, la sinceridad, la moralidad y la religión caracterizarán cada paso que dé hacia una alianza matrimonial. Los que son así gobernados no se verán absorbidos 42 por su compañía mutua, a costa de su interés en la reunión de oración y el servicio religioso. Su fervor por la verdad no morirá porque descuiden las oportunidades y los privilegios que Dios les ha concedido misericordiosamente. (Nota: Review and Herald, 25 de septiembre, 1888.*)

El amor que no tiene mejor fundamento que la simple satisfacción sensual será obstinado, ciego e ingobernable. El honor la verdad y toda facultad noble y elevada del espíritu caen bajo la esclavitud de las pasiones. Con demasiada frecuencia el hombre atado por las cadenas de esa infatuación resulta sordo a la voz de la razón y de la conciencia; ni los argumentos ni las súplicas le inducirán a ver la insensatez de su conducta. (Nota: Signs of the Times, 1º de julio, 1903.*)

El amor verdadero no es una pasión impetuosa, arrolladora y ardiente. Por el contrario, es sereno y profundo. Mira más allá de lo externo, y es atraído solamente por las cualidades. Es prudente y capaz de discriminar y su devoción es real y permanente . (Nota: Joyas de los Testimonios, tomo 1, pág. 206.*)

El amor, elevado por sobre la esfera de la pasión y del impulso, se espiritualiza y se revela en las palabras y los actos. El cristiano debe manifestar ternura y amor santificados, en los cuales no haya impaciencia ni inquietud; los modales duros y toscos deben ser suavizados por la gracia de Cristo. (Nota: Testimonies for the Church, tomo 5, pág. 335.*)

La imaginación y el amor sentimental enfermizos deben evitarse como la lepra. Muchísimos jóvenes, hombres y mujeres, carecen de virtud en esta época del mundo; por lo tanto se requiere mucha cautela. . . . Los que hayan conservado un carácter virtuoso pueden tener verdadero valor moral, aunque carezcan de otras cualidades deseables. (Nota: Id., pág. 123.*)

Hay personas que durante cierto tiempo profesaron la religión; y sin embargo, estaban realmente apartadas de Dios e insensibles a la voz de la conciencia. Son vanas y triviales, su conversación es de baja índole. El galanteo y el casamiento ocupan su mente, con exclusión de los pensamientos más nobles y superiores.43 (Nota: Joyas de los Testimonios, tomo 1, pág. 587.*)

Los jóvenes están hechizados por su obsesión del galanteo y del casamiento. Prevalece un sentimentalismo amoroso enfermizo. Se necesita mucha vigilancia y tacto para proteger de estas malas influencias a la juventud. (Nota: *Testimonies for the Church, tomo 5, pág. 60.)

A las hijas no se les enseña a tener abnegación y dominio propio. Se las mima y se fomenta su orgullo. Se les permite cumplir su voluntad hasta que se vuelven obstinadas y no se sabe ya qué conducta seguir para salvarlas de la ruina. Satanás las impulsa a ser ludibrio en la boca de los incrédulos por su atrevimiento, su falta de reserva y modestia femenina. A los jóvenes también se los deja salirse con la suya. Apenas llegados a la adolescencia están al lado de niñas de su edad, acompañándolas a casa y galanteándolas. Los padres están tan completamente esclavizados por su indulgencia y su amor equivocado hacia sus hijos que no se animan a obrar en forma decidida para obtener un cambio y refrenar a sus hijos precipitados en esta era de apresuramiento. (Nota: *Id., tomo 2, pág. 460.)

Cayó Ud. en el error que tanto prevalece en esta época de degeneración, especialmente entre las mujeres. Ud. demuestra demasiada afición al sexo opuesto. Le agrada su compañía; lo halaga con su atención, y estimula, o permite, una familiaridad que no concuerda siempre con la amonestación del apóstol a abstenerse de toda apariencia de mal. . ..

Aparte su pensamiento de los proyectos románticos. Ud. mezcla con su religión un sentimentalismo romántico enfermizo, que no eleva, sino que rebaja. No, sólo queda Ud. misma afectada, sino que otras personas se ven perjudicadas por su ejemplo e influencia. . . . Las ilusiones y la construcción romántica de castillos en el aire la han incapacitado para ser útil. Creyéndose mártir y cristiana, Ud. ha vivido en un mundo imaginario.

Este sentimentalismo bajo, mezclado con la experiencia religiosa de los jóvenes, abunda en esta época del mundo. 44 Hermana mía, Dios requiere de Ud. que sea transformada. Le imploro que eleve sus afectos. Dedique sus facultades mentales y físicas al servicio de su Redentor, quien la compró. Santifique sus pensamientos y sentimientos para realizar todas sus obras en Dios. (Nota: *Id., págs. 248-251.)

Vives ahora tu vida de estudiante. Espáciese tu atención en temas espirituales. Mantén todo sentimentalismo apartado de tu vida. Con vigilancia, instrúyete a ti mismo y ejerce dominio propio. Estás en la época en que se forma el carácter, y nada de lo que te atañe debe ser considerado trivial o sin importancia si tiende a reducir tu interés más alto y santo, así como la eficiencia de tu preparación para hacer la obra que Dios te asignó. (Nota: *Carta 23, 1893.)

Podemos ver que arrostramos innumerables dificultades a cada paso. La iniquidad albergada por jóvenes y ancianos, los galanteos y casamientos no santificados, no pueden menos que resultar en disputas, contiendas, enajenamiento, satisfacción de las pasiones desenfrenadas, infidelidad de los cónyuges, poca disposición a refrenar los deseos desordenados e indiferencia hacia las cosas de interés eterno. . . .

La santidad de los oráculos de Dios no es apreciada por muchísimos que aseveran ser cristianos según la Biblia. Por su conducta relajada demuestran que prefieren más libertad de acción. No quieren ver limitadas sus complacencias egoístas. (Nota: *Manuscrito 14, 1888.)

Ceñid los lomos de vuestro entendimiento, dice el apóstol; luego gobernad vuestros pensamientos, y no les deis rienda suelta. Podéis guardar y dominar vuestros pensamientos mediante esfuerzos resueltos. Pensad correctamente, y ejecutaréis acciones correctas. Debéis guardar, pues, vuestros afectos y no dejarlos vagar y prenderse de objetos impropios. Jesús os compró con su propia vida; le pertenecéis; por lo tanto le habéis de consultar en todo, como 45 en lo referente al empleo que debéis dar a las facultades de vuestra mente y a los afectos de vuestro corazón.46 (Nota: The Youth´s Instructor, 21 de abril, 1886.* )

Gracias 91229 visitantes¡Aqui en esta página!

 
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=