aclaracioneswhite

Algunos que vivian en 1856 nunca abrian de morir

Algunos que vivian en 1856 nunca abrian de morir
 
En relacion con una declaracion que hizo Elena G. de White en 1856, en una conferencia:

Se me mostr el grupo presente en la conferencia. Dijo el ngel: Algunos [seran] alimento para los gusanos, otros [se veran] sometidos a las siete ultimas plagas, otros estaran vivos y permaneceran sobre la tierra para ser trasladados en la venida de Jesus


Todos los que estaban vivos entonces, estan ahora muertos. Esta prediccion, da a entender que Elena G. de White es un falso profeta?
 
Varias declaraciones hechas por Elena G. de White en las decadas siguientes a la vision de 1856, demuestran su clara comprension que hay una implicita cualidad condicional a las promesas y amenazas de Dios como lo declara Jeremias- y que el rasgo condicional en pronosticos respecto al advenimiento de Cristo involucra el estado de corazon de los seguidores de Cristo. La siguiente declaracion, escrita en 1883, es de especial relevancia en este punto:
 
Los angeles de Dios en sus mensajes dados a los hombres representan el tiempo como algo muy corto. Asi es como siempre me ha sido presentado. Es cierto que el tiempo ha sido mas largo de lo que habiamos esperado en los primeros dias del mensaje. Nuestro Salvador no aparecio tan pronto como lo esperabamos. Pero ha fallado la Palabra de Dios? Nunca! Debiera recordarse que las promesas y las amenazas de Dios son igualmente condicionales
No era la voluntad de Dios que se demorara asi la venida de Cristo. Dios no tenia el proposito de que su pueblo, Israel, vagara cuarenta años por el desierto. Prometioguiarlos directamente a la tierra de Canaa, y establecerlos alli como  un pueblo santo, sano y feliz. Pero aquellos a quienes primero se les predico no entraron a causa de incredulidad� (Heb. 3: 19).Sus corazones estaban llenos de murmuracion rebelio y odio, y Dios no pudo cumplir su pacto con ellos.
Durante cuarenta añs, la incredulidad, la murmuracio y la rebelio impidieron la entrada del antiguo Israel en la tierra de Canaa. Los mismos pecados han demorado la entrada del moderno Israel en la Canaa celestial. En ninguno de los dos casos faltaron las promesas de Dios. La incredulidad, la mundanalidad, la falta de consagracio y las contiendas entre el profeso pueblo de Dios nos han mantenido en este mundo de pecado y tristeza tantos añs� (Manuscrito 4, 1883, citado en El evangelismo, pp. 504-505).
 
Podemos comprender mejor la prediccio de 1856 de la Sra. White al examinar, a la luz del carater condicional de las promesas profeicas encontradas en las Escrituras.


centro  white


volver  a inicio
Gracias 87882 visitantes¡Aqui en esta página!

 
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=