aclaracioneswhite

Actitud ante conyugue incrédulo

La Actitud Hacia un Cónyuge Incrédulo

Me han llegado cartas en las cuales ciertas madres me cuentan las pruebas que soportan en su hogar y me piden consejo. Uno de estos casos servirá para ilustrar muchos otros. El esposo y padre no es creyente, y en todo lo posible dificulta para la madre la educación de sus hijos. Es un hombre profano y grosero, que le habla en palabras insultantes y enseña a los hijos a despreciar la autoridad de ella. Cuando la madre procura orar con ellos, él entra, hace todo el ruido que pueda, estalla en maldiciones contra Dios y acumula viles epítetos contra la Biblia. La hermana está tan desalentada que la vida le resulta una carga. ¿Qué bien puede hacer? ¿En qué beneficia a sus hijos la permanencia de ella en el hogar? Ha experimentado un ardiente deseo de realizar alguna obra en la viña del Señor y se le ha ocurrido que lo mejor podría ser que dejase a su familia, más bien que quedar con ella mientras el esposo y padre enseña constantemente a los hijos a que la desprecien y desobedezcan.

En casos tales, mi consejo sería: Madres, cualesquiera que sean las pruebas que seáis llamadas a soportar por la pobreza, las heridas del alma, la intolerancia del esposo y padre, no abandonéis a vuestros hijos; no los entreguéis a la influencia 317 de un padre ateo. Vuestra obra consiste en contrarrestar la del padre, que está aparentemente bajo el dominio de Satanás. (Nota: Carta 28, 1890.*)

Sé que Vd. tiene pruebas, pero existe a veces un espíritu que tiende a mandar más bien que a atraer. Su esposo necesita ver cada día un ejemplo vivo de paciencia y dominio propio. Esfuércese en todo lo que pueda para agradarle, aunque sin renunciar a un solo principio de la verdad....

Cristo requiere en su servicio todo el ser: el corazón, el alma, la mente y la fuerza. Al darle lo que pide de Vd., le representará en su carácter. Permita que su esposo vea obrar en Vd. al Espíritu Santo. Sea cuidadosa y considerada, paciente e indulgente. No procure imponerle la verdad. Cumpla su deber como esposa, y vea luego si su corazón no se conmueve. No prive a su esposo de sus afectos. Agrádele en todo lo posible. No permita que su fe religiosa la separe de él. Obedezca concienzudamente a Dios, y agrade a su esposo en todo lo que pueda....

Deje ver a todos que ama a Jesús y confía en él. Dé a su esposo y a sus amistades creyentes y no creyentes evidencias de que Vd. desea que conozcan la belleza de la verdad. Pero no manifieste la ansiedad dolorosa y la congoja que con frecuencia arruinan una buena obra.... Nunca deje oír a su esposo una palabra de reproche o de censura. Vd. se ve a veces en estrecheces, pero no hable de estas pruebas. El silencio es elocuente. El hablar con apresuramiento sólo aumentará su desgracia. Sea animosa y feliz. Introduzca en el hogar toda la alegría posible y evite las sombras. Deje que los brillantes rayos del Sol de justicia resplandezcan en las cámaras del templo de su alma. Entonces la fragancia de la vida cristiana se percibirá en su familia. No se espaciará en cosas desagradables, que con frecuencia no tienen verdad en sí. (Nota: Carta 145, 1900.*)

Ahora que su esposo desvió su rostro de Jesús, Vd. lleva una doble responsabilidad. . . .

Sé que debe ocasionarle mucho pesar el encontrarse sola para cumplir la Palabra. Pero¿ puedes saber, oh esposa, si tu vida consecuente, de fe y obediencia, no podrá reconquistar a tu esposo para la verdad? Presenta a tus amados hijos a Jesús. Con lenguaje sencillo, dirígeles las palabras de verdad. Cántales himnos agradables y atrayentes, que revelen el amor de Cristo. Lleva a tus hijos a Jesús, porque él ama a los pequeñuelos.

Consérvate animosa. No olvides que tienes un Consolador, el Espíritu Santo, a quien Cristo envió. Nunca estás sola. Si escuchas la voz que te habla ahora, si contestas sin dilación al que llama a la puerta de tu corazón: "Entra, Señor Jesús, para que cene contigo, y tú conmigo," el Huésped celestial entrará. Habiendo en tu vida este elemento, del todo divino, tendrás paz y descanso. (Nota: Carta 124, 1897.*)

La familia en cuyo seno no se adora a Dios es como un barco en medio del mar, sin piloto ni timón. La tempestad lo azota y se quiebra contra él, y existe el peligro de que perezcan todos los de a bordo. Considere su vida y la de sus hijos como preciosa por causa de Cristo, porque Vd. tendrá que encontrarse frente al trono de Dios con ellos y con su esposo. Sus firmes principios cristianos no deben debilitarse, sino fortalecerse con cada día que transcurre. Por muy perturbado que esté su esposo, por mucho que se le oponga, debe Vd. manifestar una firmeza cristiana consecuente y fiel. Y luego, diga lo que diga, no podrá menos que respetarla en su fuero íntimo, si es que tiene un corazón de carne. (Nota: Carta 76, 1896.*)

Su nuera me fue 319 mostrada luego. Dios la ama, pero está en servidumbre, temor, temblor, abatimiento y dudas, y se siente muy nerviosa. Esta hermana no debe considerar que debe entregar su voluntad a un joven impío que tiene menos años que ella misma. Debe recordar que su casamiento no destruye su individualidad. Dios tiene para con ella derechos que son más importantes que cualquier derecho terrenal. Cristo la compró con su propia sangre. No se pertenece. Ella no pone toda su confianza en Dios, sino que renuncia a sus convicciones y a su conciencia y se somete a un hombre intolerante y tiránico, incitado por el maligno cada vez que su majestad satánica puede obrar por su medio para intimidar esta alma temblorosa. Ha sido puesta tantas veces en estado de agitación que su sistema nervioso está deshecho, y ella está casi anonadada. ¿Es voluntad del Señor que esta hermana se halle en tal estado y Dios sea privado de su servicio? No. Su casamiento fue un engaño del diablo. Sin embargo, debe ahora hacer lo mejor que pueda, tratar a su esposo con ternura, hacerle feliz en la medida en que pueda hacerlo sin violar su conciencia; porque si él persiste en su rebelión, este mundo será el único cielo que tendrá. Pero no concuerda con la voluntad de Dios que ella se prive de asistir a las reuniones para satisfacer a un esposo despótico que posee el espíritu del dragón. (Nota: Testimonies for the Church, tomo 2, págs. 99,100.*)

"Y el otro dijo: Acabo de casarme, y por tanto no puedo ir." El pecado de este hombre no estribaba en haberse casado, sino en haberlo hecho con una persona que apartó su atención de los intereses superiores y más importantes de la vida. Nunca debe un hombre permitir que la esposa y el hogar aparten de Cristo sus pensamientos o le induzcan a no aceptar las misericordiosas invitaciones del Evangelio. (Nota: Manuscrito 24, 1891.*)

Hno. K., Vd. ha tenido muchos desalientos; pero debe ser fervoroso, firme y decidido a cumplir su deber en su familia, y llevarla consigo si es posible. No debe escatimar esfuerzo alguno para inducirla 320 a acompañarle en su viaje hacia el cielo. Pero si la madre y los hijos no quieren ir con Vd., sino que procuran desviarle de sus deberes y privilegios religiosos, Vd. debe ir adelante, aunque esté solo. Debe vivir en el temor de Dios. Debe aprovechar sus oportunidades de asistir a las reuniones y de obtener toda la fuerza espiritual que pueda, porque la necesitará en días venideros. La propiedad de Lot fue consumida. Si Vd. tuviese que sufrir una perdida no debiera desalentarse; y si puede salvar tan sólo una pare de su familia, será mucho mejor que perderla toda.321 (Nota: Testimonies for the Church, tomo 4, págs. 112, 113.*)

Gracias 86037 visitantes¡Aqui en esta página!

 
 

=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=